CITOLOGÍA

 

Este es un sistema sencillo desde la toma de la muestra hasta la lectura de la placa, donde se pueden observar las células normales o las anormales, lo que al final se reduce a una valoración que va en un rango desde ausencia de tumor hasta la presencia del mismo.

 

La toma de la citología debe seguir pasos muy precisos para que verdaderamente cumpla con su función.

 

Es preferible, como lo hacen muchas instituciones, que la toma la realice el médico, mediante la utilización de un espéculo apropiado que debe ser desechable para más de un 99% de las pacientes, con la salvedad de que en algunas mujeres es necesario utilizar espéculos de metal completamente esterilizados.

 

En ausencia del médico, la citología puede ser tomada por otro personal profesional: enfermeras, citólogas o laboratoristas, previamente capacitados.

 

En sitios lejanos, la auxiliar de enfermería, adecuadamente instruida y permanentemente capacitada puede tomar la muestra de citología cervico- utrina.

 

La ventaja del médico es que puede identificar e interpretar todas las lesiones visuales macroscópicamente de la vagina y del cuello uterino, lo que completa el estudio adecuado de esta zona topográfica de la mujer. Finalmente el médico realiza un tacto vaginal a la mujer para un examen completo, que es lo más indicado.

 

También, el médico está en capacidad de efectuar la toma de la citología, mediante el uso de colposcopia, convirtiendo la toma de la citología bajo colposcopia en una herramienta de incalculable e incontrovertible valor, porque este instrumento tiene la capacidad de magnificar el tejido del cuello uterino, mostrando lesiones que a simple vista pueden pasar desapercibidas.

 

Los médicos pueden utilizar durante la visualización colposcópica soluciones de yodo (lugol), o ácido acético, para identificar en el cuello uterino zonas comprometidas en una lesión de carácter infeccioso o tumoral.

 

Sensibilidad y especificidad: Antes de enunciar matemáticamente el valor de la citología, es necesario considerar dos términos:

 

Sensibilidad: en citología significa cuánto por ciento de las citologías dan positivas, en pacientes con malignidad en cualquiera de sus etapas. Lo ideal sería que el 100% pudiera identificar alteraciones. Sin embargo, ello no es cierto en el caso de la citología. En medicina ninguna prueba tiene el 100%, y los estudios revelan que en el mejor de los casos puede llegar máximo hasta un 70% de sensibilidad En palabras sencillas, quiere decir que puede existir un pequeño porcentaje de casos que son positivos falsos en la citología, o sea negativos en la enfermedad. Sólo el médico define la conducta.

Especificidad: en presencia de un estudio de citología negativo, el indica inequívocamente ausencia de enfermedad o lesión cervical maligna.

 

Las cifras de especificidad pueden alcanzar hasta un 95%. En otros términos, quiere decir que puede haber un 5% de pacientes que tengan en una sola citología un negativo falso o sea positivo para la enfermedad, que implique inicio de malignidad o definidamente un tumor.

 

Preparación de la paciente

 

Es muy importante la preparación previa de la paciente, en el sentido de que si todavía tiene periodos menstruales, el mejor momento para la toma de la citología se encuentra alrededor de la mitad del ciclo.

No es conveniente tomar citologías con hemorragias o severas infecciones o inflamaciones del cuello del útero o de la vagina, Se hace preciso que la paciente sea tratada previamente y posteriormente tomar una adecuada muestra.

La mujer tampoco debe aplicarse cremas vaginales, medicamentos o lavados en la vagina o haber tenido relaciones sexuales el día anterior.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NOTICIAS DE ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES DE LA LIGA CONTRA EL CÁNCER SECCIONAL CALDAS?