¿QUÉ ES EL CÁNCER DE COLON Y RECTO?

Es una lesión maligna que comienza en cualquier trayecto del colon o del recto. También puede denominarse cáncer colorectal.

El colon es el trayecto del intestino que sigue al intestino delgado y se le denomina intestino grueso por su tamaño, aunque en longitud es menor. Se compone del colon ascendente que está al lado derecho, el trasverso que va de la derecha a la izquierda inmediatamente por debajo del diafragma, y el descendente que va por el lado izquierdo hasta llegar a una zona donde describe una especie de S y se le denomina sigmoides, para terminar en el recto, y éste en el ano.

Anatomía del aparato digestivo

El intestino grueso es la parte final del tubo digestivo, en donde se forma y almacena la materia fecal para su posterior expulsión a través del orificio anal. Está formado por partes importantes: el colon, el recto y el ano. Son sitios del organismo donde se puede desarrollar el cáncer.

Fisiología o función:

La función principal del tubo digestivo es proporcionar al organismo agua, minerales y sustancias nutritivas; para ello, los alimentos ingeridos deben ser transportados a lo largo del tubo digestivo a una velocidad que permita su digestión y posterior absorción a la sangre, de aquí serán distribuidos a las diversas células del cuerpo.

 

¿Puede dar metástasis?

Sí. Las más frecuentes son al hígado, pulmón, peritoneo y hueso. Ellas se hacen por vía linfática o hemática.

 

¿Cómo comienza el cáncer de colon? 

La mayoría comienza con los pólipos, que son pequeñas o grandes masas que se proyectan a la luz intestinal, ellos son benignos y con el tiempo, pueden terminar en lesiones malignas, o pueden existir una, dos o más masas simultáneamente. Los cambios hacia el cáncer se suscitan por alteraciones en el ADN de las células comprometidas en los pólipos.

 

¿Cuál es el tipo más frecuente de tumor maligno en colon y recto?

Es el adenocarcinoma. Este término denota que el compromiso es glandular y no hay otros tejidos del colon y recto comprometidos.

 

¿Cómo se puede sospechar un cáncer de colon o recto?

Estos tipos de cáncer tienen el inconveniente que pueden ser muy silenciosos y cuando aparecen las manifestaciones clínicas, se encuentran en un estado avanzado, aunque con tiempo de hacer una terapia adecuada en muchos de los casos diagnosticados.

 

¿Qué estudios existen para reducir la posibilidad de tener un cáncer de colon recto silencioso, o detectar lesiones que apenas se inician? 

Análisis de sangre oculta en heces: hoy existen pruebas rápidas específicas sin que el paciente esté sometido a intensa dieta previa a l examen, se recomienda cada año. 

El médico debe hacer el examen rectal mediante palpación digital del recto, cuando haya evidenciado signos o síntomas compatibles con cáncer de colon y recto, o después de los 50 años en hombres y mujeres mayores de 50 años, como parte de un estudio integral del paciente.

 

Sigmoidoscopia: es un estudio endoscópico realizado por un especialista mediante el cual visualiza desde la entrada anal hasta el sigmoides.   Además de visualizar, puede tomar muestras para estudios de anotomía patológica. Se recomienda cada cinco años.

 

Colonoscopia: es la observación directa por intermedio de endoscopia, de todo el colon. Se recomienda cada diez años.

 

Enema con doble contraste de bario para radiología: se introduce un enema de bario por el recto y luego aire, y posteriormente se hacen secuencias de radiografías. Se recomienda cada cinco años.

 

Una combinación de dos o más de ellos: se entiende que algunos incluyen la sigmoidoscopia con la colonoscopia.

 

¿Quién se debe someter a pruebas para detectar cáncer de colon o recto? 

Personas con historia familiar de cáncer de colon o recto

Personas con especiales enfermedades inflamatorias del intestino grueso

Personas con determinados síndromes genéticos, tanto con poliposis como sin ellos. Aquí la decisión médica es fundamental.

 

¿Cuáles son las complicaciones en el intestino causados por el del cáncer del colon y recto? 

Las dos más importantes son la perforación o la obstrucción del colon o recto.

 

¿Hay algún examen similar al antígeno de próstata para detectar el cáncer de colon y recto? 

Si se llama antígeno Carcinoembriogénico, ACE, el cual se cuantifica en el suero de los pacientes. Sin embargo, su utilidad, antes que diagnóstica, es importante para evaluar los resultados de la terapia, para estar alerta sobre las metástasis y atentos en la aparición de otros tumores malignos en el colon o recto que no fueron   detectados inicialmente e inclusive para observar las reactivaciones del tumor.

 

¿Y el intestino delgado? 

Los tumores malignos son raros en este segmento intestinal, aunque tenga un mayor trayecto en comparación con el colon.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

El riesgo de tener cáncer de colon aumenta con la edad. El 90% de los cánceres de colon o recto son diagnosticados en personas de más de 50 años. Entre los factores de riesgo relacionados con este tipo de cáncer están:

 

Factores dietéticos: Las dietas ricas en grasas animales y escasas en fibras presentan un riesgo elevado de aparición de esta enfermedad. Antes se pensaba en el factor racial como causa probable, pero actualmente se ha visto que cuando una población como la oriental (en principio de bajo riesgo) emigra a otros países, por ejemplo a Estados Unidos de Norteamérica, la diferencia con los nativos norteamericanos desaparece, lo que confirma la importancia del tipo de alimentación.

 

Pólipos esporádicos en colon: Cerca del 33% de los casos de colon afectados por cáncer presentan al menos un pólipo.  El 90% de estas formaciones pólipas son benignas y sólo el 10% llega a desarrollar un cáncer. El riesgo de malignidad depende del tipo, tamaño y número de pólipos existentes.

 

Síndrome de poliposis intestinal:

Hay enfermedades como la Poliposis familiar hereditarias, que son claramente premalignas. Es una enfermedad hereditaria que consiste en la formación de múltiples pólipos a partir de la adolescencia y que conlleva un mayor riesgo de padecer cáncer de colon.

 

Enfermedades inflamatorias del colon: como colitis ulcerativa.

 

¿Cómo se disminuyen los riesgos?

Hay unos factores como los genéticos hereditarios, en donde en la tercera generación aparecen las lesiones y mientras la ingeniería genética y los sistemas de reproducción controlada no sean de amplio, reconocido y aprobado uso, tanto legal como religioso o moral, ellos no pueden ser reducidos.

Unas medidas que ayudan a disminuir los riesgos de padecer cáncer de colon son:

Consultar rápidamente al médico por cualquiera de las anormalidades descritas.

Hacer pruebas de tamizaje buscando sangre oculta en personas mayores de 50 años.

Mantener una buena actividad física.

Bajar de peso

Consumir una dieta sana baja en grasas animales y rica en fibra (frutas, verduras y granos).

 

¿Cuál es el tratamiento?

El médico debe clasificar el estado en el cual se encuentra el tumor, atendiendo a tres variables: características del tumor, si hay ganglios comprometidos, y si existe metástasis. De acuerdo con esto determina los procedimientos a seguir:

 

Cirugía

Quimioterapia

Radioterapia

Combinación de las anteriores, ya sea secuencial o simultáneamente

Inmunoterapia

Terapia genética

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NOTICIAS DE ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES DE LA LIGA CONTRA EL CÁNCER SECCIONAL CALDAS?