Llegar a los 50 años es para muchos hombres motivo de preocupación y no precisamente porque estén un poco mayores, sino porque los ronda una de las patologías más agresiva y letal como es el cáncer de próstata.

Hoy los especialistas en salud recomiendan exámenes desde los 40 años, pues esta patología no es el exclusiva  de los viejos; existen jóvenes que desde los 20 años comienzan a padecer algunas molestias que se hacen lentas y se manifiestan en una edad más avanzada.

Para la gran mayoría de las personas, prevenir es la clave para una vejez con una buena salud, y esta enfermedad se puede evitar si lleva una vida saludable y la acompaña de una adecuada nutrición.

Pero no sólo es el cuidado, también la herencia juega un papel importante, de ahí que en los casos de un padre o un hermano con cáncer, las posibilidades de padecerlo aumentan.

Saber en qué consiste esta patología y cómo se puede prevenir, son algunos de los interrogantes que se resuelven a continuación.

¿Qué es el cáncer de próstata?

Es el crecimiento anormal e incontrolado de células que constituyen la próstata. Como es una glándula, su tejido da origen al tumor maligno denominado adenocarcinoma de la próstata.

¿Qué es la próstata?

Es una glándula del aparato reproductor masculino, situada debajo de la vejiga. Tiene cuatro zonas diferentes: lóbulos derecho e izquierdo, área central y una anterior fibrosa. Normalmente tiene el tamaño de una ciruela Claudia, pesa 20 gramos y hace parte del sistema reproductivo del hombre. Se localiza cerca de la vejiga y el recto y rodea la uretra, el conducto por donde pasa la orina entre la vejiga y el exterior.

¿Cuál es su función?

La principal función de la próstata, junto con las vesículas seminales, es reproducir y excretar el líquido lechoso (semen) que contiene elementos químicos como calcio, fosfato, enzima y una sustancia que produce lisis de la fibrina.

¿Qué pasa con la edad y la próstata?

Con las edad, la próstata crece y puede estrechar el conducto uretral con los consiguientes cambios en el chorro de la orina. Sin que sea una enfermedad maligna.

¿Por qué se desarrolla el cáncer?

Hay muchos factores que parecen estar relacionados de causa a efecto, pero no hay ninguno que hasta ahora sea inculpado exactamente por la presencia de un cáncer de próstata. Los factores incriminados más importantes son: edad, raza, historia familiar, niveles hormonales e influencias ambientales. Además, hay mecanismos ya establecidos que suceden dentro de la próstata, alrededor de la segunda década de la vida, que van a proporcionar alteraciones celulares que luego se convierten en cáncer.

¿El cáncer de próstata es exclusivo de los viejos?

No. El tumor maligno de la próstata generalmente aparece en los hombres por encima de los 50 años. Algunos casos pueden comenzar a desarrollarse desde los 20 años de edad, su formación es muy lenta, por lo que se recomienda comenzar la vigilancia desde los 40 años.

De cada 3 personas con diagnóstico de cáncer de próstata, dos tienen 65 o más años.

¿Cómo se previene?

Se han estudiado varias sustancias que pueden prevenir el cáncer de próstata, como la vitamina A, el beta caroteno y el selenio, que se encuentran en la zanahoria, el tomate y otros vegetales. Sin embargo, ninguna tiene la fortaleza absoluta para producir mayor supervivencia.

¿Intervienen los alimentos en el cáncer?

Igual como sucede en el cáncer de mama y colon, ingestión de grasa animales en forma incontrolada favorece la presencia de cáncer de próstata.

¿El fumar o el alcohol favorecen su presencia?

Ni el cigarrillo ni el alcohol, ni el aumento de peso, ni el grupo sanguíneo, ni la distribución del pelo, como tampoco si se vive en zona urbana o rural, están relacionados con el cáncer de próstata.

¿A dónde se disemina?

Se disemina fundamentalmente a huesos. En menor grado a pulmón e hígado. Los mecanismos de diseminación incluyen el paso hacia órganos vecinos, por los conductos linfáticos y por la sangre.

¿Existen vacunas?

No hay vacuna específica contra este tumor. Se han utilizado algunas vacunas para inducir respuesta inmunológica inespecífica contra las células tumorales de la próstata. Sin embargo, son experiencias clínicas en casos especiales.

¿El cáncer de próstata produce impotencia?

En las primeras fases no produce impotencia. Sin embargo, en algunos casos quirúrgicos radicales, una complicación puede ser la impotencia. Cuando el paciente se encuentra muy enfermo de cáncer, el estado general le disminuye la libido. La castración no afecta la relación sexual pero si la reproducción.

¿Qué se debe hacer para detectar oportunamente el cáncer de próstata?

Visite a su médico urólogo, por lo menos una vez al año, a partir de los 40 años.

Conozca e infórmese sobre el cáncer de próstata.

¿Qué hace el médico para evaluar la próstata?

El médico dispone de varias estrategias para definir si la próstata tiene o no cáncer. Entre los diferentes mecanismos de que dispone el médico se encuentran:

Historia clínica previa en especial relacionada con urología: riñones, vejiga, próstata y orina.

Examen físico que incluya el impredecible tacto rectal, en donde se evalúa el tamaño, la consistencia y las anormalidades de la glándula.

Una muestra de sangre para cuantificar el Antígeno Específico de Próstata, (AEP).

Ultrasonido transrectal.

Biopsia de próstata.

¿Qué es el antígeno específico de Próstata?

Es una enzima de tipo proteasa, producida por células de la próstata, tanto las benignas como las malignas, por lo tanto su presencia elevada no es específica de cáncer y puede estar aumentada en prostatitis, en agrandamientos no malignos de la próstata, en cáncer de próstata y cuando se hacen biopsias prostáticas.

El antígeno se puede medir mediante un examen de sangre que indica si la sustancia se incrementa, lo cual ocurre en un caso de enfermedad prostática, especialmente en cáncer. Este debe realizarse simultáneamente preferencialmente con el examen dígito rectal y permite la detección de patologías en las fases en las que aún no existe sospecha clínica. Se debe realizar idealmente a todos los hombres mayores de 40 años, y cualquier edad ante la aparición de alguno de los síntomas de alarma. El urólogo puede necesitar otros estudios complementarios para confirmación diagnóstica.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NOTICIAS DE ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES DE LA LIGA CONTRA EL CÁNCER SECCIONAL CALDAS?