¿Qué es el Cáncer de Estómago?

Cada día el cáncer de estómago presenta un mayor número de casos entre los hombres y mujeres. El control a los factores de riesgo modificables es la mejor indicación para prevenirlo.

Cada año en el mundo se presentan casi 900.000 nuevos casos de cáncer gástrico. Casi 12.000 personas mueren anualmente por este tumor. El cáncer de estómago se encuentra con más frecuencia en Japón, Suramérica y Europa Oriental. Es el ejemplo clásico de tumor que está influenciado por factores extremos que condicionan la vida de las personas. El cáncer de estómago es más frecuente en países con alto o medio desarrollo.

 

En general, el cáncer se define como un crecimiento anormal, desordenado, de las células de un órgano, de tal modo que se afecta su función normal. En el caso del estómago, en la capa interna o mucosa es donde con más frecuencia se puede originar la enfermedad cancerosa, pues sus células, principalmente glandulares, tienen, la posibilidad de volverse malignas y permitir la diseminación a las otras capas y otros órganos. También hay otros tumores del estómago originados en el tejido conjuntivo o de sostén que requieren un tratamiento diferente al del cáncer gástrico propiamente dicho.

 

¿Cuáles son los Factores de riesgo?

Ciertas situaciones aumentan la posibilidad de sufrir una enfermedad o un evento de salud, y son llamadas factores de riesgo. Dentro de éstos los más frecuentes son:

Infección del estómago por la bacteria Helicobacter pylori.

Gastritis crónica: (inflamación de la mucosa gástrica).

Edad avanzada

Sexo masculino

Dieta con alto contenido de alimentos salados, ahumados o conservados deficientemente

Bajo consumo de frutas y verduras

Alimentos con elevado contenido de nitratos

Bajo consumo de vitaminas A y C

Alimentos mal refrigerados

Infecciones por virus del tipo Epstein Barr

Cirugías gástricas previas pro – úlceras no malignas

Anemia, en especial la denominada perniciosa

Tabaquismo

Metaplasia intestinal.

Poliposis adenomatosa familiar o pólipos gástricos

Tener madre, padre o hermano que padecieron o padecen de cáncer de estómago.

 

Algunos de los anteriores factores de riesgo son modificables; en eso consiste la prevención que cada persona está en la obligación de adoptar. Por ejemplo, la dieta o alimentación balanceada, supresión del tabaquismo, control médico por la gastritis y tratamiento de la infección por helicobacter pylori.

 

¿Cuáles son los síntomas y signos?

Pueden ser muy variables y llegan incluso a confundirse con los síntomas y signos de otras enfermedades no tan graves. Los principales síntomas en los estados de la enfermedad son, uno o todos:

Indigestión y malestar estomacal

Sensación de hinchazón o llenura después de comer

Náuseas

Pérdida del apetito

Acidez estomacal

 

En estado avanzado:

*Sangre en la deposición, se observan en la materia fecal de color negro

Vómito

Pérdida de peso sin razón aparente

Dolor estomacal frecuente

Ictericia (color amarillento de ojos y piel)

Ascitis (acumulación de líquido en el abdomen)

Dificultad para tragar

 

También en los niños:

En la población infantil puede ser posible la presencia de este tipo de cáncer y los síntomas se parecen a los que se presentan en los adultos.

El diagnóstico y la terapia se rigen por el grado de compromiso del tumor. Sin embargo, los casos en niños son muy escasos.

 

Factores de recuperación:

El pronóstico de recuperación depende de varios factores:

El estado de la enfermedad, es decir el grado de compromiso del estómago, y el grado de extensión del cáncer a los ganglios linfáticos y a otros órganos.

El estado de salud general del paciente. El sistema de defensas del paciente y su capacidad de recuperación ante enfermedades, son cruciales al momento de la recuperación de un cáncer gástrico Cuando se detecta el cáncer de estómago en su estado inicial, s e incrementa la posibilidad de una buena recuperación.

 

El diagnóstico precoz es fundamental en el pronóstico, tratamiento y recuperación del paciente. Si el diagnóstico del cáncer de estómago indica estado avanzado, la curación es difícil.

 

Es importante mencionar que el m é d i c o especialista en gastroenterología cumple una función primordial en el diagnóstico del cáncer de estómago, tanto incipiente como avanzado. Sus estudios a través de la endoscopia digestiva alta le permiten observar los tejidos del esófago, del estómago y del duodeno. El equipo utilizado le facilita la toma de las muestras para estudios bioquímicos, histopatológicos y microbiológicos. En la evaluación pos terapia la endoscopia ocupa igualmente un valor fundamental e irremplazable.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NOTICIAS DE ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES DE LA LIGA CONTRA EL CÁNCER SECCIONAL CALDAS?