¿QUÉ ES EL CÁNCER DE SENO?

Son un conjunto de células malignas ubicadas en la mama con capacidad de invadir los tejidos sanos y alcanzar órganos alejados, e implantarse en ellos.

La esbeltez o cualquier forma física de la mujer significa mucho para ella. Cada una procura el bien para su cuerpo, algunas se adaptan a la naturaleza, otras buscan métodos naturales para lograr su deseada figura, o se someten a cirugías que le modelarán sus zonas de preferencia. Sin embargo, ninguna puede estar tranquila, aún con prótesis, de no tener un cáncer de seno.

Pocas entienden que el cuidado de sus senos depende de cada una. Y los esposos o parejas o hijos prefieren una mujer sin cáncer a una atractiva que no se cuida en los detalles, que la conduzcan a un diagnóstico precoz de esta mortal enfermedad cuando se descuida

En este caso se arrepentirán porque prefirieron poner por encima de su salud los detalles anatómicos que poco le ayudarán en una vida larga y digna.

El cáncer de mama no es una enfermedad nueva. El primer caso conocido ocurrió en 1600 a. C.. Las últimas cifras publicadas indican que en el mundo mueren alrededor de 477.000 personas por cáncer de seno, de las cuales más del 99.5% son mujeres.

La incidencia de casos nuevos en el mundo es de 127.4 mujeres con cáncer de mama por cada 100. 000, mientras que en Suramérica la cifra es de 40. Así mismo, la incidencia en Colombia es de 3.9 casos por cada 100.000 mujeres.

Las mujeres con cáncer de seno tienen muchas opciones de tratamiento. Estas son: Cirugía, Quimioterapia, Radioterapia, Terapia hormonal y Terapia biológica

 

¿Cuáles son los factores riesgo?

 

Se han encontrado los siguientes factores de riesgo:

Edad: las mujeres de más de 50 años tienen un riesgo mayor.

Antecedentes personales de cáncer de seno: la mujer que ha tenido cáncer en un seno tiene un riesgo mayor de padecer esta enfermedad en el otro.

Antecedentes familiares: el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de seno es mayor si su madre o hermana tuvo cáncer de seno, sobre todo antes de los 40 años.

El tener ciertos tipos de células anormales como hiperplasia atípica, aumenta el riesgo de cáncer de seno.

Alteraciones genéticas: los cambios en ciertos genes (denominados técnicamente BRCA 1, BRCA 2 y otros), aumentan el riesgo de cáncer de seno. En las familias en las que muchas mujeres han tenido la enfermedad, la prueba genética puede mostrar algunas veces la presencia de cambios genéticos específicos.

 

¿Se puede detectar en sus etapas iniciales?

 

Los exámenes selectivos de detección de cáncer, antes de que se presenten los síntomas, son muy importantes. Pueden ayudar a los médicos a encontrar y tratar el mal a tiempo.

 

¿Qué es el autoexamen de seno?

 

Es el examen que se realiza una mujer palpando ella misma en sus senos para detectar cualquier alteración.

Si se nota cualquier alteración en el autoexamen o en cualquier momento, se deberá informar al médico.

 

¿Qué se recomienda?

 

Para encontrar cáncer de seno temprano, es importante que:

Las mujeres de 40 y más años se practiquen mamografías (imágenes de los senos que se hacen con rayos X).

Las mujeres que tienen un riesgo mayor, deberían solicitar ante sus instituciones de salud los servicios de salud para la realización de mamografías

 

 

¿CUÁNDO COMIENZAN LOS SÍNTOMAS?

 

En fases precoces de la enfermedad, el cáncer de mama no suele producir ningún tipo de síntoma.

 

Los síntomas más frecuentes por los que la mujer acude al médico son:

Aparición de un nódulo en la mama que previamente no existía.

Dolor en la mama a la palpación.

Cambios del tamaño de alguna de las mamas.

Irregularidades en el contorno.

Menos movilidad de una de las mamas al levantar los brazos.

Alteración en la piel de la mama como: aparición de úlceras, cambios de color y aparición de lo que se denomina piel de naranja (por su aspecto similar a la piel de dicha fruta).

Cambios en el pezón, como puede ser la retracción del mismo (hundimiento).

Aparición de un nódulo en la axila.

 

¿Cuáles métodos diagnósticos se utilizan?

 

Mamografía: es la exploración más eficaz para detectar precozmente los tumores malignos de mama. Consiste en realización de una mamografía especial de las mamas con un aparato de rayos X diseñado para tal fin, llamado mamógrafo. Es una prueba sencilla y no dolorosa, aunque en ocasiones puede resultar molesta, ya que es preciso realizar presión sobre la mama para mejorar la calidad de la imagen.

En el caso de observarse masas en las mamografías, las pruebas complementarias más habituales son la ecografía, la punción de las mismas (PAAF) o la biopsia por diferentes métodos como la esterotáxica.

 

Ecografía: ayudan a diferenciar si los nódulos tienen contenido líquido (quistes frecuentemente benignos) o son masas sólidas (que pueden ser malignas). Es útil en el caso de mamas grandes o de tejido denso, donde la mamografía tiene menor poder de definición.

 

Ductograma o galactograma: consiste en introducir medio de contraste en un ducto, a través del pezón, y observar la imagen en rayos X para detectar pequeñas masas intraductales. Se utiliza en caso de hemorragia por el pezón.

 

Que no se nos olvide

Acude a tu médico cada año para el examen médico de seno.

Realízate la mamografía cada dos años si eres mayor de 50 años

Si eres menor de 50 años y tienes factores de riesgo, solicita la mamografía a tu médico.

Realízate el autoexamen de seno cada mes, como medida complementaria al examen médico.

Para mayor información sobre factores de riesgo, examen clínico de seno y autoexamen, acude a la Liga Contra el Cáncer más cercana.

Es una muestra de valor frente a la vida y a su misión de mujer, hacer todo lo posible por detectar y tratarse a tiempo un cáncer de mama. No hacerlo es una especie de suicidio porque se niega el derecho a vivir largos y buenos años.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR NOTICIAS DE ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES DE LA LIGA CONTRA EL CÁNCER SECCIONAL CALDAS?